¿Quien no recuerda Dirty Dancing y ha soñado alguna vez con bailar así en pareja? ¡Anima a tu chic@ a aprender bailes de salón contigo! Los bailes de salón incluyen todos los estilos de baile que se practican en pareja, como el tango, el paso doble, el vals, la rumba, la salsa, el rock…  que durante mucho tiempo se consideraban pasados de moda, pero que actualmente cada vez más gente se anima a practicar.

¿En qué consiste?
Bailar bien en pareja no es fácil. Es necesario coordinar los pasos de los dos. El hombre y la mujer juegan papeles distintos y sus actitudes son diferentes dependiendo del baile, pero el hombre siempre tiene que guiar a su pareja, la mujer se deja llevar. Según la melodía, es necesario memorizar los pasos, que siguen el ritmo de la música.

Beneficios 
Con los bailes de salón se consume mucha energía. A medida que se avanza en el aprendizaje y el entrenamiento, las coreografías se complican y son cada vez más acrobáticas. Algunos bailes como el rock y la samba necesitan mucho esfuerzo físico. Pero sobre todo permiten crear una auténtica complicidad con su pareja.

¿Qué se necesita?
Se puede bailar con cualquier tipo de zapatos, pero enseguida nos damos cuenta que los verdaderos zapatos de baile son más confortables.