El ballet es un arte bello, expresivo y emocionante. Fue en el siglo XVII, en Francia, durante el reinado de Luis XIV, gran bailarin, cuando los cortesanos (ballet de cour) y los bailarines se hicieron profesionales. El Rey Sol fundó en París la Academia Nacional de Danza. Fue la primera escuela profesional de baile y, por ello, el lenguaje del ballet sigue siendo el francés.

Considerado como Arte Escénico, el ballet requiere mucha concentración, flexibilidad, coordinación y ritmo musical. Por ello se recomienda que esta disciplina empiece a practicarse desde una edad temprana, que es cuando el aparato locomotor de los niños puede asimilar e interiorizar con más facilidad y soltura los movimientos y técnicas de la danza.

BENEFICIOS

El ballet, además de arte, es un ejercicio que cuenta con múltiples y positivos beneficios, tanto físicos como psíquicos, para los niños.

A nivel físico:

  • Desarrolla la expresión corporal, el oído y la memoria.
  • Los niños adquieren una correcta postura corporal desde pequeños, que les permitirá en años posteriores, mantener su cuerpo en buen estado.
  • El ballet ayuda a controlar el cuerpo y mejorar la coordinación de movimientos.
  • Ayuda al desarrollo del equilibrio,  la agilidad y los reflejos.
  • El baile estimula la circulación sanguínea, el desarrollo muscular y favorece al sistema respiratorio.
  • Es una buena técnica para combatir la obesidad infantil y el colesterol.

A nivel psíquico:

  • Con el ballet, los niños aprenden sobre motivación, perseverancia y constancia, ideales para su vida futura.
  • Enseña disciplina tanto física como mental, ayudando al desarrollo de su personalidad.
  • La práctica del ballet le enseñará al niño la importancia del esfuerzo.
  • Ayuda a la socialización de los niños más tímidos y a superar esa timidez.
  • Mejora la autoestima y reduce síntomas de estrés o ansiedad, aumentando la confianza del niño en sí mismo.
  • Relaja y libera adrenalina.
  • Estimula el trabajo en equipo.

Los niños en clase aprenderán reglas elaboradas durante siglos, trabajarán mucho y se divertirán y, lo más importante, entrarán en una tradición rica y llena de atractivos. Ejercitarán la memoria auditiva (órdenes, consignas, palabras, sonidos, canciones) y la memoria motriz (posiciones individuales y relativas a los demás, pasos, figuras, gestos, y sus encadenamientos).

Lo importante de iniciarse en esta disciplina maravillosa que es la danza clásica, es la notable posibilidad de obtener paulatinamente un amplio desarrollo personal e intelectual. El aprendizaje en la educación de la danza y su aproximación hacia la música, aportan grandes beneficios intelectuales y espirituales, desarrollando una inteligencia artística amplia y duradera.

RECOMENDACIONES

El estiramiento es una parte importante del ballet. Un bailarín tiene que ser flexible con el fin de posicionar el cuerpo correctamente y para evitar lesiones. El estiramiento debe convertirse en hábito antes de cada clase de baile. El profesor siempre comenzara la clase a través de una rutina de calentamiento.