La gimnasia de mantenimiento es un método de trabajo de bajo impacto, es decir, de movimientos localizados y controlados, cuyos objetivos son los siguientes:

  • Mantener una constitución flexible, potente y ágil.
  • Tonificar y dotar al cuerpo de mayor firmeza.
  • Mejorar la capacidad respiratoria y la resitencia física.
  • Lograr una educación postural correcta.

Ayudándonos a conocer el cuerpo y controlar así el trabajo realizado sobre las diferentes partes del mismo, basa su médoto de trabajo en los diferentes grupos del cuerpo: Piernas, Glúteos, Brazos, Abdomen, Pectoral, Espalda y Hombro.

Da una gran importancia al trabajo sobre el abdomen, con el fin de fortalecer la espalda y evitar así lesiones y los habituales problemas producidos por las malas posturas.

Con la gimnasia de mantenimiento tratamos de conservar el cuerpo en forma, en todos sus aspectos y siempre acompañando cada ejercicio de una respiración correcta.

Sus características la hacen adecuada para todo el mundo con independecia de la edad y estado físico, ya que se va desarrollando de manera incremental a los avances que se van realizando.