“La superficie más entretenida de la tierra es la cara humana” Georg Christoph Lichtenberg

Bienvenidos a la mesa de la vida – todo el mundo hace su juego, se gana, se pierde. Pero ni rastro de emoción. ¿Quién tiene la mejor cara de póquer? En realidad, no el que tiene las mejores cartas en sus manos. Sólo aquellos que no miran dentro de su mundo emocional, ganan el juego del póquer. ¡Una pareja es mejor que un full! Todo es posible solo si somos lo suficientemente inteligentes.
¿Le suena? Nos sentamos en un café, mirando la gente que pasa y estudiamos su rostro. Hacemos un juego de ello, y nos preguntamos: ¿Qué hay realmente tras esa cara? ¿es reall? ¿o es sólo una máscara, una cara de póquer que nos indica que no sabemos quién es realmente esta persona? Tan pronto como somos conscientes de ello,  pasamos a inmovilizar nuestro rostro y dejar que los pensamientos den vueltas de nuevo. La cara de póquer es particularmente interesante para el espectador - todo es posible. ¿Le suena? Se mete en una pelea - no te eches atrás ahora, de lo contrario estamos en el lado de los perdedores! Nos gusta una persona y tal vez hasta le gustamos nosotros – pero no dejaremos aflorar nuestro afecto antes de que el otro lo haya demostrado. Estamos viviendo una situación extrema en el trabajo - ya no mostramos debilidad frente a nuestros colegas. El Porkerface nos protege de situaciones desagradables, nos hace fuertes en la vida! O quizás no?